El director del Saint Joseph’s Catholic Hospital, uno de los principales hospitales de Liberia y del que depende el centro de salud del barrio de New Kru Town, ha enviado a los Amigos del Hospital San Juan de Dios de Santurtzi una carta de agradecimiento por el envío de los fondos obtenidos en la celebración de su último Mercado Artesanal Solidario que financiará un generador de energía eléctrica.

Esta iniciativa, que moviliza a cientos de personas cada 8 de marzo, envió al centro de salud de New Kru Town un total de 11.720 euros, a través de Juan Ciudad ONGD (organización  con la que se realiza la cooperación internacional de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios).

El director del Hospital, el hermano Peter L. Dawoh, se ha dirigido por escrito a la comunidad de Amigos del Hospital San Juan de Dios de Santurtzi “en nombre de todo el equipo de administración, la comunidad de hermanos, el personal y los pacientes de la Clínica de New Kru Town” y ha expresado “nuestro sincero y cordial agradecimiento a todos y cada uno de ustedes por su tiempo, compromiso y apoyo que les ha llevado a la donación”.

Un nuevo generador de energía eléctrica solidaria.

Con el dinero recaudado, el centro de salud podrá sustituir un viejo generador de energía eléctrica, cuyo mal funcionamiento e imposibilidad de arreglo han provocado cortes en la asistencia ecográfica e, incluso, daños en algunos equipos del laboratorio de análisis clínicos del centro de salud. En este sentido, merece la pena señalar que la red de energía eléctrica nacional adolece de frecuentes cortes en el suministro de energía, por lo que el uso del generador de electricidad es necesario para tener un suministro suficiente y estable que permita proporcionar una atención sanitaria adecuada.

Así, los pacientes podrán recibir nuevamente los servicios del laboratorio y ecografía con el nuevo generador de energía eléctrica. Según señala el director del Hospital, “la clínica es de gran ayuda para la comunidad, ya que los servicios en el Redemption Hospital (el hospital de la zona dependiente del Estado liberiano) se están reduciendo gradualmente debido a la carencia intermitente de energía y suministros de materiales. La actual crisis económica en Liberia está obligando a muchas instituciones y empresas a cerrar. Los que quedamos ahora, asumimos las responsabilidades de las necesidades de la gente”.

Liberia, al igual que  Sierra Leona y Guinea-Conakri, siguen sufriendo las consecuencias que dejó la epidemia de ébola en el ámbito económico y en todas las infraestructuras sanitarias, que quedaron debilitadas y aún siguen siendo muy escasas frente a las necesidades reales de la población. En este contexto, tanto el Saint Joseph’s Catholic Hospital como la clínica de New Kru Town que gestiona, siguen trabajando por recuperar los niveles de atención anteriores a la epidemia de ébola, además de mantener los protocolos de prevención de enfermedades infecciosas.

Sobre el Saint Joseph’s Catholic Hospital, centro de salud de New Kru Town

Al Saint Joseph’s Catholic Hospital de Monrovia pueden acudir actualmente hasta 200 personas en los días de mayor afluencia, descendiendo a unos 75 pacientes en un día con baja actividad.

Este centro contó en 2015 con 17.000 personas atendidas en consultas externas, 866 cirugías generales y 533 cesáreas, incrementando progresivamente el número de personas beneficiarias de sus servicios, ya que en 2018 ascendió a 23.700 consultas externas y 1.050 cirugías generales. Las cesáreas descendieron hasta 333 en el último año, debido a que a finales de 2014 el Saint Joseph’s fue el primer hospital que empezó a atender salud materna en todo el país en medio de la epidemia de ébola y, a medida que se han vuelto a reabrir centros para salud materno-infantil, se ha repartido la demanda de estos servicios.