Un año más, 10.000 personas se han dado cita en el tradicional mercadillo de la Obra Social de San Juan de Dios, convirtiéndose por noveno año en todo un referente de la capital madrileña. La actividad celebrada durante el mes de diciembre, primeros de enero y la semana de San Juan de Dios, ha conseguido recaudar casi 70.000 euros que serán destinados a programas que trabajan con personas con discapacidad intelectual en Gijón, Valladolid, Vigo y Madrid.

La solidaridad de muchas personas ha hecho posible que se puedan financiar muchos programas destinados a la mejora de su calidad de vida y la de sus familias. Entre ellos, las actividades de ocio y tiempo libre que, según la Educadora del Sanatorio Marítimo de Gijón; Judith Díaz, “aportan a las personas con discapacidad un bienestar integral: favorecen las relaciones sociales, el crecimiento personal y autoestima, contribuyen a buen estado físico y emocional, sirven como instrumento de aprendizaje y desarrollan la creatividad.”

Una edición repleta de solidaridad.

La novena edición del Mercadillo de San Juan de Dios inició su actividad de la mano de la actuación en directo de Sandra que, acompañada de un grupo de personas con discapacidad, interpretó la canción de Rosario Flores, ‘¡Qué Bonito!’. Una acción que emocionó la autora y compartió a través de sus redes sociales con sus cientos de miles de seguidores.

 

Durante todo el año, cientos de personas solidarias han querido dar una segunda vida a los objetos que tenían por casa y ya no utilizaban. En total, se trata de 35.000 objeto donados que representan toneladas de solidaridad y han ayudado a mejorar la calidad de vida de muchas personas con discapacidad.

Un mercadillo que no sería posible sin la gran familia de voluntarios que dedican altruistamente su tiempo al mercadillo, las miles de personas que se han sumado al valor solidario mediante sus compras y donaciones y la colaboración de empresas como El Bercial de San Rafael, Banco Santander, Banco Sabadell, La Fantástica, Cortefiel, Imaginarium o Iluminaciones Ximenez. Ellos son los que han hecho posible que el valor solidario de las cosas se transformara en valor humano con las personas con discapacidad.

La ayuda continúa más allá del mercadillo.

“Somos conscientes de que otras entidades también trabajan para mejorar el mundo en el que vivimos”, indica Susana Oñoro; Coordinadora de la Obra Social “Por eso, de los objetos que no han tenido salida en esta edición, hemos decidido donar una parte a otras organizaciones. Estamos seguros de que esta acción hará posible que otros colectivos vulnerables tengan más oportunidades”.

Muchos de los objetos donados que no han logrado venderse, ya tienen una segunda vida gracias a la donación que la Obra Social de San Juan de Dios. Por ejemplo, muchos de los libros han encontrado una segunda vida a través de un bus-biblioteca que recorre zonas rurales de la provincia de León. Otros productos han ido a parar al Albergue para personas sin hogar de San Juan de Dios; quienes han podido montarse un pequeño gimnasio, a REMAR; entidad que ayuda a niños, niñas y familias en los países más pobres, y a las Carmelitas Descalzas del Cerro de los Ángeles; quienes ayudan a personas en situación de necesidad en Getafe.

Obra de San Juan de Dios

Los centros con los que colabora Obra Social de San Juan de Dios llevan más de 50 años atendiendo a personas con discapacidad intelectual, siendo pioneros en aplicar una atención especializada basada en su calidad de vida y la de sus familias.

Tú puedes mejorar la vida de muchas personas.