«Las personas mayores quieren dejar de ser invisibles para la sociedad»

29 abril 2021

Lorena Meño es la nueva responsable del programa “No estás solo” de la Obra Social San Juan de Dios puesto en marcha para paliar la soledad de nuestros mayores. Este programa de acompañamiento se activó durante el confinamiento y ahora continuamos con él para atender a los mayores que se encuentra en situación de soledad y vulnerabilidad. Lorena nos ha contado los retos a los que se enfrenta para poder conseguir que ningún mayor se sienta solo.

Me llamo Lorena y soy la nueva responsable del programa “No estás solo” de la Obra Social San Juan de Dios. Mi trabajo consiste, por un lado, en identificar los casos de mayores con mayor riesgo de vulnerabilidad y por otro, en crear y formar un grupo de voluntarios que participan en el programa dando acompañamiento y apoyo emocional a personas mayores que sufren la soledad. Después de la primera formación, me he encontrado con un equipo de voluntarios muy motivado y con muchas ganas de conocer “a sus abuelos”. Abuelos y abuelas con edades comprendidas entre ochenta y cien años que están deseando recibir nuestras  llamadas.

Con este programa queremos estar en su aquí y ahora. Yo estoy muy implicada porque hay muchas cosas que hacer. Tengo mucha ilusión y cuando me preguntan cómo me siento, me sale decir: “¡Estoy en una nube!”. En un mes de trabajo intenso, ya tenemos 25 voluntarios, y una veintena mayores apuntados… ¡ya está todo en marcha! Tienen ganas de hablar, de revivir sus experiencias y charlar sobre por qué se sienten solas. Quieren dejar de ser invisibles para la sociedad y sentirse en compañía de alguien que les escuche.

Nuestro trabajo es a largo plazo. Hacemos un seguimiento del mayor e intentamos mejorar su vida, siempre respetando a la persona. Respetar su autonomía es fundamental. Hacemos el acompañamiento desde el respeto y sin juzgar las decisiones, ni condiciones de vida de la persona. Como acompañantes, independientemente de que estemos o no de acuerdo con su decisión, si el mayor tiene capacidad para decir, nosotros siempre respetaremos su decisión y estaremos a su lado para acompañarle. Esto es la dignificación del trato a nuestros mayores.

No olvidemos que la soledad es uno de los factores de riesgo que más vulnerables hace a las personas mayores y que no para de crecer. Creo que esto es consecuencia del tipo de vida que llevamos. Por mi experiencia, he vivido situaciones donde una persona es rechazada por su familia por haber tenido unas condiciones de vida específicas. Yo pienso que el cambio ha de venir de la sociedad y no juzgar las situaciones de soledad.

En el programa “No estás solo” el trabajo de los voluntarios es fundamental. Ellos regalan su tiempo y comparten de forma solidaria su escucha con las personas mayores. Contamos con muchos voluntarios que son también mayores y tienen más de 70 años. Esto enriquece el programa de acompañamiento en su fase telefónica ya que conectan con los usuarios y se ofrecen acompañamiento mutuo.

Mi deseo es que ningún mayor se sienta solo. Ayudar a las personas mayores es mi motor y me enfrento a este reto con muchas ganas y motivación para llegar al máximo de gente posible. No olvidemos que aunque ponemos el foco en las personas mayores, también cualquier persona, de cualquier edad, puede sentirse sola. Ojalá existieran más programas como este para poder acompañarlas en su día a día y eliminar ese sentimiento de soledad.

Lorena Muño en la Obra Social San Juan de Dios

Programa No estás solo

Las personas mayores son uno de nuestros valores fundamentales en la sociedad. Durante años han trabajado y dedicado su vida a construir el mundo en el que hoy vivimos. Nuestro servicio “No estás solo” quiere seguir ofreciendo la compañía que nuestros mayores necesitan y se merecen. Voluntarios de la sociedad civil que regalan su solidaridad y acompañan desde el cariño con sus palabras son las personas que hacen posible este programa. Desde la Obra Social de los Hermanos de San Juan de Dios, vamos a estar junto a ellos, devolverles con respeto, cariño y admiración toda la atención y el cuidado que se merecen. Conoce más de este programa.