A pesar de que indicadores como el PIB continúan aumentado, millones de personas en España no pueden encender la calefacción en invierno o comer carne, pollo o pescado dos días a la semana.

En este contexto, el Albergue San Juan de Dios distribuye alimentos de primera necesidad no perecederos entre 39 familias que se encuentran en extrema vulnerabilidad. Un apoyo no sólo de tipo alimentario, sino que además se les presta orientación y asesoramiento sobre recursos laborales, legales y sociales para que logren salir de esta situación. Durante, el 2018 disfrutaron de estos servicios 138 personas vinculadas al programa.

Tres de cada cuatro familias atendidas se encontraban en situación de desempleo y en el 60% de los casos es de larga duración. Como indica Susana Oñoro, coordinadora de la Obra Social San Juan de Dios “tener trabajo ya no es garantía de tener cubiertas las necesidades básicas” . Hay dos perfiles cada vez mayores en este programa: trabajadores pobres (15,5% del total del programa) y trabajadores precarios (15,15%). Los primeros son personas que, aun trabajando a jornada completa, no son capaces de hacer frente a los gastos mínimos de la familia y los segundos no cuentan con condiciones laborales ni salarias favorables de cara a la desvinculación de este tipo de proyectos. La precariedad condena a los trabajadores a la pobreza.

La pobreza en España

Según desvela el índice AROPE lanzado hoy por EAPN (Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, por sus siglas en inglés), la tasa de pobreza española (26,1% de la población) es la séptima más alta de Europa, sólo por detrás de Bulgaria, Rumanía, Grecia, Lituania, Italia y Letonia. Esto se traduce en que uno de cada cinco españoles vive con menos de 1.552 euros al mes en el caso de un matrimonio con dos niños o de 739 euros para los hogares de una persona.

Tener hijos también es un factor de riesgo de pobreza o exclusión: los hogares con niños o adolescentes tienen tasas más altas que aquellos en los que sólo hay adultos. Y es preocupante entre los hogares monoparentales: la mitad están en riesgo de pobreza. Todos los indicadores son peores para las mujeres, personas con discapacidad y para los niños. Sin embargo, la pobreza se ceba especialmente con nuestros jóvenes.

Programa Más Familia

El Albergue San Juan de Dios de Madrid desarrolla el programa de distribución de alimentos de primera necesidad no perecederos a familias que se encontraban en extrema vulnerabilidad, Más Familia, desde el inicio de la crisis económica. Un programa al que decenas de familias acuden derivadas por centros de Servicios Sociales del distrito de Chamartín o de distritos colindantes, así como por otros centros de iniciativa privada que atienden a personas en situación de vulnerabilidad económica y social.