Ángeles no se corta al preguntarle por el tiempo que lleva siendo voluntaria en el programa Más Familia: “¿Yo? ¡Estaba cuando lo fundamos!”, dice con una sonrisa orgullosa por formar parte del equipo de voluntarios de la Obra Social San Juan de Dios. Ella y Carmen son las dos voluntarias veteranas que se dejan la piel para que las familias sin recursos que atiende la entidad no se queden sin comer. Con su cercanía y cariño, dos miércoles al mes, entregan una cesta de comida no perecedera y, desde marzo, su ilusión es mayor porque suman una “tarjeta alimento” Carrefour para comprar productos frescos. Las familias podrán canjear el importe de las tarjetas en los supermercados de su barrio por frutas, verduras, carne y pescado.

“Yo me pongo seria porque tienen que saber que la ayuda supone una responsabilidad y queremos que, quienes lo necesiten, se mantengan en el programa”. Ángeles se refiere al compromiso adoptado por las familias para entregar los tickets de compra y así poder recibir la tarjeta regalo al mes siguiente. Miguel Lozano, trabajador social del albergue San Juan de Dios en Madrid y coordinador del proyecto, refuerza el deseo de Ángeles: “Creo que es importante no solo dar, sino también trabajar la responsabilidad con las familias. Y los tickets les compromete con la ayuda que están recibiendo”.

Favorecer la autonomía de estas familias nos motiva día a día y la incorporación de las tarjetas regalo impulsa nuestro objetivo. “Yo pienso que es mucho más digno que la persona pueda elegir en qué tipo de alimentación decide consumir. Tenemos personas que no tienen ningún ingreso y están muy agradecidas por poder elegir qué darles de comer a sus familias”, nos explica Miguel, quien nos invita a dejar de pensar en números, para empezar a pensar en personas. “Cuando cambia tu forma de verlo, cuando pasas a ver vidas en lugar de números, cuando empatizas con las situaciones reales, entonces, sí te toca. Y ahí es cuando piensas qué puedo hacer yo para cambiar lo que tengo a mi alrededor”.

Gracias a la solidaridad de todos nuestros socios y al apoyo incondicional de nuestros voluntarios, nuestro programa Más Familia mantiene a 32 familias siempre en reparto y durante todo el año. Pero sabemos que no es suficiente. Miguel entiende el agradecimiento que sienten, pero sabe que no es una ayuda capaz de sacarles de una situación, además, agravada por la actual crisis. “Ahora la realidad es bastante complicada. El año pasado, por ejemplo, entró en el programa una familia para estar dos o tres meses y van a hacer un año. La mujer perdió el trabajo por la pandemia y no ha encontrado uno nuevo desde entonces. Su marido trabaja en hostelería y ha estado en ERTE casi todo el año. Le sacaron, pero le han tenido que volver a meter. Son una familia con tres hijas y una de ellas con una niña pequeña. Es una situación muy complicada sin un horizonte esperanzador a la vista”.

A pesar de esta realidad tan dura como es no poder poner un plato de comida a tu familia, también encontramos historias con final feliz. Familias que consiguen salir adelante como es el caso de Naziha, una mujer marroquí con dos hijos que tras varios años en el programa, lo dejó el primer mes que encontró trabajo diciéndonos: “Yo he estado recibiendo mucho tiempo esta ayuda, creo que ahora le toca a otra persona”. Su generosidad y agradecimiento nos alimenta el alma para conseguir que más personas como ella tengan una vida digna. ¿Nos ayudas?

El valor del voluntariado

Para este seguimiento y para hacer un acompañamiento asistencial adecuado, es clave la figura de voluntarias como Ángeles y Carmen. “Ellas son el punto de referencia de las familias usuarias del proyecto. Conocen a las familias y éstas cuentan con ellas. Son un apoyo muy grande porque no siempre llegamos a todo y dan valor humano al programa. Saben perfectamente qué tienen que hacer para que todo salga bien”, nos explica Miguel.

Obra Social San Juan de Dios

La Obra Social de los Hermanos de San Juan de Dios apoya a miles de personas vulnerables dentro y fuera de nuestras fronteras. Entre otras acciones, apoya cuidando a los enfermos en sus momentos más difíciles, ofreciendo alimentos a familias necesitadas y protegiendo y acompañando a mayores, personas sin hogar, personas con discapacidad, personas con adicciones y personas con problemas de salud mental en nuestros centros.

Son muchas las personas que nos necesitan y gracias a las aportaciones de personas como tú podemos estar a su lado. Ahora más que nunca, Hospitalidad. Tu apoyo ahora es más necesario que nunca.