Hoy es el Día de los Abuelos y desde la Obra Social San Juan de Dios queremos rendirles un merecido homenaje para reconocer su figura por ser un pilar fundamental en las familias y dar su tiempo y cariño a quienes están a su lado. Hoy, con el corazón lleno de amor y gratitud gritamos: ¡Felicidades Abuelos!

“Lo que les haga falta” es una frase que dicen los abuelos y las abuelas continuamente. Su amor es sincero y su entrega absoluta cuando se trata de estar al lado de sus seres queridos. La pandemia nos ha obligado a separarnos de ellos y ahora es más necesario que nunca demostrarles que estamos con ellos para devolverles todo el cariño y el respeto que se merecen.

Los abuelos nos transmiten valores, nos enseñan nuevos conocimientos y nos regalan experiencias únicas que recordaremos durante toda la vida. Son una figura esencial en la estructura familiar actual y cada vez más, compartimos más momentos juntos. Si bien se han ganado que les felicitemos todo el año, hoy es el día sin excusas para hacerlo, así como para tener en nuestra memoria a quienes ya no están, pero siguen acompañándonos en el corazón.

Gracias por jugar con nosotros

Un juego de mesa, una partida de ajedrez, una receta de cocina, una ruta por la montaña… No hay achaque que valga para dejar de jugar con los nietos. Desde la diversión, nuestros abuelos nos inculcan valores tan importantes como la empatía, la solidaridad y el respeto. Abuelos y nietos bromeamos juntos y gracias a ellos nos beneficiamos de una relación de apoyo y confianza mutua.

Gracias por ser nuestro ejemplo

Con nuestros abuelos vivimos enseñanzas que nos acompañarán durante todas las etapas de nuestra vida. Son ejemplos a seguir y no es de extrañar que se conviertan en nuestros grandes amigos y aliados. Hay secretos que sólo compartimos con ellos y es que, sus miradas cómplices y sus palabras de cariño hacen que vivamos juntos momentos irremplazables.

Gracias por mantenernos unidos

Los abuelos son piezas claves e insustituibles en las familias. Son comprensivos y apoyan a sus hijos e hijas en la difícil conciliación familiar, sobre todo durante los primeros años de vida de sus nietos. A pesar de sus propios problemas o dificultades, los abuelos sacrifican su tiempo para que los nietos estén bien atendidos y la familia unida.

Gracias por estar en los momentos más difíciles

Los abuelos han sido una red de apoyo económico fundamental en el caso de las familias más vulnerables que han visto agravada su situación a causa de la crisis de la COVID-19. Los tejidos de la red familiar se han hecho más fuertes gracias a ellos, quienes no han dudado a la hora de ayudar con sus pensiones si sus familiares lo han necesitado. Una generosidad que demuestra su entrega y apoyo más allá de la ocupación de los cuidados de los nietos o de ciertas tareas domésticas.

La relación con nuestros abuelos será siempre única. Ahora no sólo es el momento de darles las gracias por todo lo que han hecho por nosotros, sino también de compartir con ellos nuestro día a día y aprovechar los meses de verano para pasar más tiempo juntos. Gracias abuelos y abuelas por vuestro amor y cariño incondicional. Hoy es vuestro día así que, ¡muchas felicidades!

Y si quieres que se entere el mundo entero, ¡ahora puedes hacerlo! Entra en nuestro Instagram o en nuestro Twitter, usa el hashtag #DisfrutodemisAbuelos y escribe cuáles son las vivencias que compartes con ellos en el día a día o en estos meses de verano. 

Obra Social San Juan de Dios

La Obra Social San Juan de Dios apoya a miles de personas vulnerables dentro y fuera de nuestras fronteras. Entre otras acciones, apoya cuidando a los enfermos en sus momentos más difíciles, ofreciendo alimentos a familias necesitadas y protegiendo y acompañando a mayores, personas sin hogar, personas con discapacidad, personas con adicciones y personas con problemas de salud mental en nuestros centros.

Son muchas las personas que nos necesitan y gracias a las aportaciones de personas como tú podemos estar a su lado. Ahora más que nunca, Hospitalidad. Tu apoyo ahora es más necesario que nunca.