Con motivo de la celebración de la festividad de San Juan de Dios durante el mes de marzo, queremos compartir una “Guía para ayudar a familiares a evitar la soledad de sus mayores”. Una guía basada en los valores y principios de nuestro fundador para trabajar por una sociedad en la que nadie se sienta solo. Porque pequeños detalles pueden significar grandes acciones, desde la Obra Social de San Juan de Dios queremos acompañaros para conseguir entre todos vencer uno de los problemas más extendidos y graves de nuestra sociedad: la soledad.

Una de las recomendaciones que desde la Obra Social incluimos dentro de la guía para evitar la soledad es hacerles saber que estamos presentes en su vida. Es muy importante saber cómo se sienten y las tecnologías pueden ser una buena herramienta para conseguirlo. Un contacto periódico en forma de mensaje para preguntarle cómo ha pasado el día o una videollamada donde compartir una receta de cocina son detalles que suponen muy poco… ¡y significan tanto! No podemos escudarnos en las restricciones ni en la situación de aislamiento agravada por la crisis de la COVID-19. El aislamiento social no ha de convertirse en exclusión social. Debemos comprometernos, no dejarles de lado y hacernos partícipes de su día a día.

La importancia de la escucha activa

Como nos cuenta Ana, voluntaria de nuestro programa de acompañamiento telefónico a mayores “No estás solo”, mantener vivo y de forma periódica el contacto garantiza la cercanía y mejora su calidad de vida: “A lo largo de nuestras charlas semanales, nos fuimos conociendo poco a poco. Yo empatizaba con ellas, dándome cuenta de lo que sentían y, en todo momento, les mostré mi mayor interés y cariño”.

Esto es la escucha activa, una de las recomendaciones que también incluimos dentro de la guía para evitar la soledad. Escuchar sin juzgar, sonreír y ser amable con nuestras personas mayores es un acto de amor. No hay nada más valioso para paliar el sufrimiento que supone sentirse en soledad que compartir nuestro tiempo con otra persona. Darles afecto y cariño les hace mantenerse vivos y nuestro compromiso ha de ser con ellos y para ellos.

Es un regalo de la vida

Poniendo en práctica estos consejos nos daremos cuenta de cómo acompañarles nos enseña a vivir y cambia nuestra vida. El sentimiento se convierte en recíproco: valoramos los pequeños detalles y vivimos una experiencia inolvidable. Son grandes regalos que no podemos dejar pasar.

Las personas mayores son uno de nuestros valores fundamentales en la sociedad. Durante años han trabajado y dedicado su vida a construir el mundo en el que hoy vivimos. Desde la Obra Social de San Juan de Dios queremos estar junto a ellos para devolverles con respeto, cariño y admiración toda la atención y el cuidado que se merecen. Esperamos que, con esta guía, podamos ayudaros a paliar la soledad de familiares y amigos mayores y, entre todos, conseguir que disfruten de una vida digna.

Descárgatela ahora

La “Guía para ayudar a familiares a evitar la soledad de sus mayores” está disponible haciendo clic AQUÍ