El programa Respiro del Centro de San Juan de Dios de Valladolid acerca a las personas con discapacidad intelectual a un espacio comunitario donde poder disfrutar del «respiro» que nos da a todos salir de nuestra rutina. Un programa con más de treinta años en funcionamiento que abarca un trato integral de la persona con discapacidad para que tengan acceso a cualquier espacio natural o de ocio porque tan importante es la salud, como la felicidad de disfrutar de unas vacaciones o un día de senderismo. 

“El programa Respiro nació por la necesidad de las familias y las personas con discapacidad intelectual de tener otros entornos inclusivos para salir de la rutina y con un doble objetivo: por un lado, descansar de la dinámica cotidiana y diaria y, por otro, de poder disfrutar de entornos inclusivos comunitarios”, puntualiza Tamara Pascual Hernando, trabajadora social y coordinadora del programa en el Centro San Juan de Dios de Valladolid.

Las actividades del programa se desarrollan en el propio centro o en entornos comunitarios. “La persona con discapacidad también tiene que descansar y respirar”, explica. Y es que los beneficios se ven en el brillo de los ojos de los usuarios cada vez que hay una salida. “Cualquier salida fuera de su entorno habitual, que rompa con su cotidianidad y que esté enfocado hacia al ocio y al disfrute comunitario, es muy positivo y es lo que más les gusta.”, completa Alejandro Álvarez, coordinador del programa Ocio y Deporte que también lleva a cabo del Centro San Juan de Dios de Valladolid y que apuesta por un ocio y deporte inclusivo.

Cambiando el contexto, cambia la propia dinámica, y esto es lo que se consigue con este programa. Los usuarios cambian su día a día y, de repente, siendo los mismos en otro contexto, cambia su estado de ánimo y la propia manera que tienen de comunicarse y relacionarse.

Programa Respiro: ocio y deporte inclusivo para personas con discapacidad intelectual 1

“Al fin y al cabo, lo que planteamos es una vida lo más normalizada posible como la que podamos llevar cualquiera de nosotros, pero teniendo en cuenta que las personas con discapacidad necesitan de esos apoyos.”, explica Tamara. Gracias al programa «Respiro», se posibilita, ya sea a través del deporte, del ocio o de unas vacaciones inclusivas, que las personas con discapacidad puedan disfrutar de entornos y actividades que, de otra manera, no podrían realizarlo por ellos mismos.

Programa Respiro: ocio y deporte inclusivo para personas con discapacidad intelectual 2

El Centro San Juan de Dios de Valladolid lleva a cabo un trato integral de la persona con discapacidad. “Tan importante es la salud, como el ocio porque produce unos beneficios a nivel emocional y conductal que no los conseguimos si nos quedamos solo dentro del centro.”, explica Alejandro quien, en sus más de veinte años de experiencia, reconoce en sus usuarios que lo que más felices les hace son las salidas al entorno natural. “Sabemos que lo disfrutan por cómo se comunican, por cómo se relacionan, reconocemos su felicidad en su estado de ánimo. Siempre sonríen y nos dicen que les gustan las actividades, e impacientes preguntan cuándo se volverán a repetir. Todo esto son indicadores que nos dicen que el programa sí tiene unos beneficios reales en nuestros usuarios. Y además, luego esta experiencia ellos la trasmiten en sus entornos entre iguales.”, comenta.

Programa Respiro: ocio y deporte inclusivo para personas con discapacidad intelectual 3

Obra Social San Juan de Dios

La Obra Social San Juan de Dios apoya a miles de personas vulnerables dentro y fuera de nuestras fronteras. Entre otras acciones, apoya cuidando a los enfermos en sus momentos más difíciles, ofreciendo alimentos a familias necesitadas y protegiendo y acompañando a mayores, personas sin hogar, personas con discapacidad, personas con adicciones y personas con problemas de salud mental en nuestros centros.

Son muchas las personas que nos necesitan y gracias a las aportaciones de personas como tú podemos estar a su lado. Ahora más que nunca, Hospitalidad. Tu apoyo ahora es más necesario que nunca.