La Obra Social de San Juan de Dios desarrolla espacios de convivencia y reflexión entre personas con discapacidad y colectivos sin hogar.

Durante los últimos días, personas con discapacidad de los Centros de San Juan de Dios de Valladolid, Vigo y Gijón han compartido vivencias y experiencias con personas sin hogar del Albergue San Juan de Dios de Madrid. Además, este centro ha albergado durante este último mes la campaña de sensibilización sobre exclusión social y sinhogarismo, La Vida Misma.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios – Provincia de Castilla cuenta con cinco centros que atienden a 927 personas con discapacidad intelectual y tres albergues que procuran el calor de un hogar a más de 1.600 personas en situación de sin hogar.

Tejiendo lazos

En esta ocasión, personas sin hogar del Albergue San Juan de Dios eran los huéspedes; sabían que aquel día veinte personas con discapacidad visitaban su hogar y querían hacerlos sentir como en casa. El olor de los fogones ya inundaba el comedor del Albergue cuando sus invitados e invitadas comenzaban a llegar.

Pero ellos no sólo querían ser los invitados; querían echar una mano, ayudar y, de esta manera, visibilizar sus capacidades. Así que se pusieron manos a la obra y, entre todos, repartieron la comida. Al fin al cabo, San Juan de Dios es una casa para todos, independientemente del centro en el que vivas, trabajes o colabores.

Sentados ya en la mesa, el olor de la comida daba paso al ruido de las carcajadas. Todos compartían un pedacito de sus vidas, aprendían nuevas experiencias e iban construyendo nuevos caminos.

Espacios de reflexión

La Vida Misma visita el Albergue San Juan de Dios

La Vida Misma visita el Albergue San Juan de Dios junto al Belén realizado por personas sin hogar.

La campaña de sensibilización de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, La Vida Misma, sobre personas en exclusión social y vulnerabilidad visitó el Albergue San Juan de Dios durante el mes de diciembre y enero.

En esta última edición, cuenta una serie de paneles explicativos y cuatro personajes de tamaño real producidos en cartón. Sin embargo, esta campaña contiene una novedad. Ha sido hecha a mano por personas con discapacidad de los talleres de servicios, carpintería y manipulados del Centro Ocupacional San Juan de Dios de Valladolid para sensibilizarse, visibilizar sus capacidades y romper estereotipos.

“Con esta campaña, hemos aprendido que hay gente que no tiene casa y que, por una cosa o por otra, se ha quedado sin trabajo” señala Gloria Fernández, Usuaria del Centro Ocupacional San Juan de Dios “Para nosotros el trabajo también es vital porque nos permite vivir”.