Un bálsamo para personas con problemas de salud mental: salir para reír y soñar

3 julio 2024

En un mundo donde las tensiones diarias pueden agotarnos emocionalmente, encontrar momentos de paz y alegría se vuelve crucial, especialmente para aquellos enfrentando desafíos de salud mental. En Mondragón, el Hospital San Juan de Dios se destaca como faro de esperanza y cuidado para personas con problemas de salud mental. 

Hablamos con Eba Ruiz de Azua Oyanguren, responsable de S.A.E.R y voluntariado en el centro, quien nos revela que, para muchas personas, especialmente aquellas que enfrentan desafíos de salud mental, estas pausas en la rutina no son solo deseables, sino fundamentales para su bienestar integral.  La última escapada ha sido con Mondravember, una agrupación local que organizó una salida lúdica junto a los residentes por el pantano de Urkulu.

Más que un paseo: un respiro por la naturaleza

Para las personas residentes del hospital de Mondragón, salir a la naturaleza con personas voluntarias es una experiencia transformadora desde el momento de la preparación. Es una oportunidad para alejarse de la rutina, explorar nuevos paisajes y sumergirse en la belleza de lo desconocido.

“Dar un paseo por la naturaleza con voluntarios, aporta alegría al preparar la salida, reduce el estrés y la ansiedad, realizan ejercicio físico, aire fresco, ven un entorno desconocido, animales, plantas, sonidos y desconectar de su rutina e interaccionan con los voluntarios y trabajadores” señala Eba. 

Este simple acto de conexión con el entorno natural ofrece mucho más que aire fresco y vistas pintorescas. Es un escaparate de estímulos que ayuda a reducir el estrés y la ansiedad.

Eba destaca este tipo de actividades bajo el enfoque integral de San Juan de Dios, que no sólo se basa en la atención sanitaria, sino en aspectos sociales, espirituales y humanos. En ellas, el voluntariado desempeña un papel crucial al acompañar en actividades de ocio y fortalecer la integración comunitaria de los pacientes. «El voluntariado ayuda a que se sientan menos solos y más integrados en la comunidad», añade Eba.

Solidaridad a través de la acción local

El pasado 15 de junio, esta salida lúdica se organizó junto a Mondravember, una agrupación local de Mondragón que es parte del movimiento Movember. Esta colaboración no solo visibiliza problemas de salud física, sino que también destaca la importancia de la salud mental. Es un recordatorio de cómo la solidaridad puede educar y apoyar a la comunidad en su totalidad.

A pesar de que la salud mental normalmente esté estigmatizada, estas actividades ofrecen no solo esperanza y apoyo, sino también una conversación abierta y empática sobre la salud en todas sus dimensiones. 

Todas las personas merecemos tiempo para desconectar y sentirnos parte de la comunidad, sin importar los desafíos que enfrentemos. Las colaboraciones locales como Mondravember nos recuerdan la importancia de trabajar juntos para crear comunidades más inclusivas y comprensivas. 

Al hablar sobre esta actividad, Eba Ruiz de Azua Oyanguren encuentra su mayor satisfacción en «ofrecer esperanza a nuestros pacientes y trabajar día a día con las emociones». A nivel personal, su gratificación proviene de «ser una mejor persona». Porque, al final del día, todos merecemos un tiempo para reír y soñar, independientemente de los desafíos que enfrentemos.