Para Judit Díaz la docencia es vocación y la enseñanza el medio para derribar prejuicios que nos impiden construir una sociedad inclusiva. Ella es Educadora Social del Centro Ocupacional del Sanatorio San Juan de Dios de Gijón para personas con discapacidad intelectual y nuestra protagonista en la semana que celebramos el Día Mundial de los Docentes.

¿Tu trabajo es tu vocación?

Sí, para mi este trabajo o es vocacional o es difícil. Se necesita mucha paciencia, comprensión y empatía. Si tienes la empatía presente en tu día a día es imposible hacerlo mal porque sale de ti.

¿Cómo es tu día a día?

Si te soy sincera… ¡no hay dos días iguales! Aunque tenga una previa planificación en mi cabeza, hay miles de factores que después cambian los planes y tienes que adaptarte. Estos cambios son enriquecedores y como docente, te obligan a reactivarte y a sacar y dar lo mejor de ti.

Día Mundial de los Docentes

Alumna del Centro Ocupacional del Centro Sanatorio Marítimo de San Juan de Dios (Gijón)

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Que cada día es diferente. Tengo retos diarios y es creativo. Hay una frase muy bonita de Quino, el autor de Mafalda, que dice que “Para enseñar se necesita saber, pero para educar se necesita ser”. Y de ahí radica la dificultad de nuestra profesión: enseñar no es tan difícil como educar. Necesitas trasmitir valores para educar.

¿Qué valores son importantes en la educación?

Vivimos los valores de la Orden Hospitalaria: el respeto, la responsabilidad y la hospitalidad. Desde la Obra Social San Juan de Dios, velamos por la atención integral de la persona. En el centro ocupacional no solo cubrimos sus necesidades básicas, sino que también buscamos su felicidad. Sus retos son pequeños e integran la confianza y la felicidad en cada cosa que hacen.

Centro Ocupacional San Juan de Dios de Gijón

Aprendiendo a desarrollar su propia autonomía. Usuaria del Centro Ocupacional del Centro Sanatorio Marítimo de San Juan de Dios (Gijón)

¿Es importante la autonomía para el aprendizaje?

Es fundamental. Hacemos un programa de intervención personalizado. Englobamos algunas de las actividades aunque nuestro foco está en dar una atención individualizada. Las actividades giran en torno a la autonomía personal, disfrutar del ocio y del tiempo libre o habilidades sociales. Nosotros celebramos cada pequeño objetivo que cumplen porque somos conscientes de que requiere mucho esfuerzo conseguirlo. Y la rutina es importante, pero dentro de la flexibilidad que cada uno nos pide porque está muy bien que sepan a donde van a ir y los tiempos, pero nunca caer en el dirigirlos en exceso porque ahí perderían su autonomía.

¿En qué consiste el trabajo del Centro Ocupacional?

La etapa educativa dura hasta los 21 años y después dan el salto a los talleres ocupacionales. El objetivo del taller ocupacional es, por un lado, que no pierdan los conocimientos adquiridos en el colegio (usuarios internos) y, por el otro, el envejecimiento positivo (usuarios externos de edades muy avanzadas).

Centro Ocupacional San Juan de Dios de Gijón

Centro Ocupacional del Centro Sanatorio Marítimo de San Juan de Dios (Gijón)

¿Cómo viviste como docente los meses de aislamiento durante la pandemia?

Fue un trabajo en equipo. No fueron tanto horas laborales, sino emocionales. Lo más importante fue gestionar nuestros altibajos para que tuvieran el menor impacto posible en el centro. Nos amoldamos a las circunstancias y ellos también lo aceptaron adaptándose a los nuevos grupos burbuja y a las nuevas aulas de trabajo. Hicimos, de cada cosa cotidiana, algo extraordinario.

¿Crees que hay podemos hacer una lectura positiva de lo que hemos vivido?

Sí. Yo, por ejemplo, aprendí mucho de ellos. No somos tan diferentes. Así como en un primer momento pensamos que podríamos vivir ciertos momentos difíciles por quitarles su libertad y modificar sus rutinas, todos se adaptaron a pesar de no salir ni poder ver a sus familias. Creo firmemente que si nos despojamos de todos los prejuicios que tenemos y encontramos en lo sencillo la felicidad, nos acercaremos a lo que ellos sienten cada día. Para mí es una sensación de plenitud de la que todos deberíamos aprender.

Centro Ocupacional del Centro Sanatorio Marítimo de San Juan de Dios (Gijón) 

Centro Ocupacional del Centro Sanatorio Marítimo de San Juan de Dios (Gijón)

Para celebrar el Día Mundial del Ponente, ¿qué deseo pedirías?

Un cambio en la sociedad. Vamos al revés: pensamos que las personas con discapacidad intelectual tienen que adaptarse a nuestras capacidades cuando es a la inversa. Desde mi punto de vista, la inclusión surge porque no dotamos de los recursos necesarios para que todos vivamos en igualdad. Ponemos un cortapisas que determina donde incluir o no incluir a estas personas en la sociedad. Pero la realidad es que nunca deberían haber estado excluidas. Hay una frase que dice que “La inclusión no es dejar entrar, es dar la bienvenida”. Y si todos somos iguales no hay que incluir a nadie.

Día Mundial de los Docentes

Centro Ocupacional del Centro Sanatorio Marítimo de San Juan de Dios (Gijón)

Obra Social San Juan de Dios

La Obra Social San Juan de Dios apoya a miles de personas vulnerables dentro y fuera de nuestras fronteras. Entre otras acciones, apoya cuidando a los enfermos en sus momentos más difíciles, ofreciendo alimentos a familias necesitadas y protegiendo y acompañando a mayores, personas sin hogar, personas con discapacidad, personas con adicciones y personas con problemas de salud mental en nuestros centros.

Son muchas las personas que nos necesitan y gracias a las aportaciones de personas como tú podemos estar a su lado. Ahora más que nunca, Hospitalidad. Tu apoyo ahora es más necesario que nunca.